top of page

Michelle Blades: Música Para Nómadas.





A mediados de este año me encontraba en el peor hoyo en mi vida. La depresión que tanto negaba era más que evidente. Noches en las que no dormía bien. Me despertaba a las 3 a.m. mi propio pensamiento, como una amenaza constante que vivía dentro de mi ser.

La música de Michelle llegó casi por error. Llegó a mí cuando más perdido me sentía, cuando mi propio nomadismo me había arrastrado hasta el fondo de la decadencia y mi insomnio era insoportable.


Aún no sé si la música de Michelle Blades salvó mi vida pero lo que sí puedo asegurar es que me encaminó hacia lo que realmente quería hacer: crear algo. ASÍ NACIÓ “INCORRECTO”.


Nos citamos en un café de Coyoacán un 16 de Septiembre. Eran 5:30 p.m. cuando cruzó la calle, con su chaqueta verde, un suéter azul, pantalón blanco y su abundante melena castaña siendo despeinada por el viento. La cruda del día anterior y el cansancio desaparecieron cuando se presentó frente a nosotros irradiándonos con su energía de chica buena onda.


Supongo que ya estás harta de esta pregunta, pero, eres panameña, mexicana, “miamense”, ahora parisina, viviste en Arizona, ¿cómo es que llegas a tantos lugares y sigues viajando? Por la música. Sin la música yo no sé cómo. Cuando era chiquita yo no escogí mudarme de Panamá a Miami, eso fue por cuestiones familiares y políticas. Pero a Arizona me quise mudar cuando tenía 18 años porque ya no me identificaba con Miami, ¿Y sabes? Cuando creces en un lugar, quieres salir y necesitas ser rebelde y todo eso. Entonces me fui a Arizona, ahí estudié y empecé a tocar música. Ahí descubrí la escena punk, DIY, y también la cultura mexicana. Vivía en Phoenix y en Tempe, y que a pesar de que mi mamá es mexicana, pues, crecí con eso pero nunca me conecté por crecer en un lugar extranjero. No sabes quién eres y de repente tienes que aprender otro idioma, y ya como adulta me mudé y pude decir “yo soy esto y esto es parte de mí”. Después una disquera independiente en París, muy chiquita, me contactó para irme de gira por Francia; entonces me fui cuando tenía 19 años por primera vez. No hablaba francés ni nada. Tres años después me mudé a Francia y comencé a trabajar con Midnight Special Records.



Eres familia de salseros: Tu papá Roberto Blades, y tu tío Rubén Blades. Podría decirse que corre salsa por tu sangre pero estaba leyendo que a ti no te gustaba la salsa (¿?) No, no, no, a mí sí me encanta la salsa, pero donde crecí es en donde no me gustaba. Cuando tenía 12 o 13, yo quería escuchar a Nirvana, Rage Against the Machine.


¿Y tú sólo escuchabas en casa las canciones de tu papá, de tu tío, Willie Colón, y del mismo estilo? Eso lo oía pero no lo escuchaba, ¿Sabes? Estaba en mi casa, o todo mundo lo tocaba en las fiestas y era como ¡AAAGGH! Y yo quería escuchar a Nirvana. Pero cuando me mudé a París dije “¡La salsa es de huevos! ¡Me encanta la salsa! ¡Es parte de quién soy!” Me di cuenta muy tarde.


¿Quién es tu salsero favorito? Mi salsero favorito sigue siendo Oscar D’León


Has trabajado con Laure Briard, has trabajado con Fishbach; que por cierto, ¿Actualmente ya no trabajas en Fishbach? No, ya no. Terminamos la gira en Febrero y tuve que dejar de hacer mis cosas por un año para dedicarme a Fishbach, y tocar el bajo; nunca había tocado el bajo en vivo, era algo que siempre he tocado en estudio y en vivo es otro pedo.


Y aparte el show con Fishbach era que tocabas el bajo, después te ponías a bailar, y salía mucha energía de esos conciertos. Sí, era muy escrito. Yo aprendí mucho con Fishbach porque yo soy más de “lo que pasa: pasa”, ¿Sabes? Guitarras, que cada quien se vista como quiera, y con la banda [FIshbach] era muy controlado. Ella [Flora] escogía lo que nos íbamos a poner, los colores, los movimientos, cuando nos mirábamos. Al principio se me hizo muy raro, pero después pensé en Bowie que también tenía unos shows muy escritos, y dije “Ah, pues sí hay cosas por aprender, no tengo que resistirme a algo que es muy diferente”. Y sí, agradezco mucho la oportunidad, también aprendí mucho de lo que no me gusta de la gira, y de la fama no, pero sí de la atención. Se recibe mucha atención muy rápido y ver como eso afecta a la gente y yo aprendí mucho de eso que es justamente lo que me dijo mi papá cuando de chiquita: él no quería que me metiera a ese mundo superficial, él vivió en ese mundo siendo el rey del mundo, por así decirlo. Y al final yo aprendí mucho de esa gira, como artista y como set.


Estábamos hablando antes de esta entrevista sobre la industria del Electro-Pop en Francia, y por ejemplo, ¿Cómo logras entrar en este movimiento, siendo un tanto más folk, punk-rockera, en esto que es más "fresa", por así decirlo, incluso más sintético? No intento entrar. Intento coexistir. Tocando con Fishbach eso fue medio “electro-synthec”, no lo podemos negar: no hay batería; pero, Laure [Briard], no es Electro-Pop, ella es más rock-balada. No viene de París, también eso cambia todo porque yo siento que lo que está pasando en el Electro-Pop es muy parisino. Ella es de Toulouse, que es del sur, y si escuchas la música que sale de Toulouse es diferente. Barbagallo, baterista de Tame Impala es de ahí, Julien Gasc, los Stereolab, y todas estas bandas son más rock. Entonces yo creo que por eso podemos coexistir. Yo vivo en París, voy a cotorrear con esa gente, son músicos como yo.


Regresando un poco: has estado con Laura, con Flora [Fishbach], con Cléa Vincent, has tenido un par de canciones con ellas... Sí, Cléa. Yo le hago sus videos.



¡Y aparte llevas tu carrera como solista! ¿Cómo chingados le haces para tener tiempo? [Risas] No tienes tiempo [Risas].


Y me comentabas que te duermes a las 5 am. ¿Es por el cambio de horario, o ya es maña?

Pues yo siempre he sido así desde chiquita. Y también creo que es parte de cómo soy, de mi ritmo, pero aparte es la ansia de tener que insistir en los tiempos, de existir en Francia y existir en México, querer estar aquí porque la neta yo me siento muy bien de estar en México, estoy más feliz acá, pero entiendo que también tengo mi carrera y mis responsabilidades, y todo lo que he armado está ahorita en París, así es como disfruto contestar unos mails cuando para mí son las 5 para ellos ya es tarde.


Son 7 horas de diferencia entre Francia y México. Bajo está lógica podría decirse que vienes del futuro. Sí, pero que vivo en el pasado [Risas] No sé si eso quiere decir que vivo en el presente, ¿O eso se cancela? [Risas]

Emmm… No sé, necesito hablarle a un par de físicos y ya te digo [Risas]


A principio de este año publicaste “Premature Love Songs”, yo te había conocido por “Ataraxia”, ¿qué puedes contarnos de ese álbum?

Premature lo escribí porque viví muchas cosas de corazón, y a la vez no tenía tiempo de escribir, ni grabar, ni de irme de gira con mi proyecto porque estaba con Fishbach. Fue un año y medio de puro Fishbach, así que grabé ese disco en 3 días. Yo toqué todo, menos unos bajos, esos se los regalé a unos cuates. Lo grabé con Marius en un estudio chiquito en tres días porque ese era todo el tiempo que tenía. Estaba muy frustrada de “tengo que sacar eso, lo tengo que hacer ahora, lo tengo que grabar” tenía que tener una idea muy clara de lo que tenía que hacer porque no tenía mucho tiempo y de ahí nace eso de querer experimentar, de querer quedarme en un estudio, querer grabar, y yo ya tengo listas las canciones para el próximo álbum, pero necesitaba sacar esto ahora, o sea era como (para decirlo francamente) cagar: esto tiene que salir ahora [risas].


Sí, no te va a pedir permiso… Ya sentías la presión… era algo muy interior… [Más risas] Porque, si no, ¿Qué pasa? Cagas o te cagas. Un poco de sabiduría para ustedes JAJAJAJA


A mediados de este año publicaste “Ring”, y poniéndole atención a la letra: tiene algo existencial, muy personal, algo que intentaste sacar. ¿Qué pasó ahí? Ahorita la vida de los demás es muy visible, puedes ver cuando alguien se casa, cuando alguien tiene un bebé, cuando alguien se gradúa, cuando a alguien le dan una chamba, cuando alguien se muda y son cosas que alguien te hablaba y te contaba, y ahora lo ves y de repente te comparas. Así somos, nos comparamos con la pantalla de nuestro teléfono. Y luego te dices “¡Chale! Yo estoy super perdida o perdido. Yo estoy llorando en mi cama, no sé cuando voy a tocar, cuando voy a ganar plata, si mi familia (etc), y aquí [en el teléfono] todos están creciendo. ¿Yo quiero tener ese ritmo también o yo estoy bien?” y eso es “Ring”. El sonidito al final de “ring-ring-ring” es el símbolo de ya ser adulto, de casarse.



¿Te resignas a ser un adulto o ya estás consciente de que lo eres? [Silencio] Emmm… yo creo que es “go up” o “go old”, ¿Sabes? Yo quiero “Go old”. Ser viejita chido.


¿Tú quieres ser una viejita como las que andan aquí en Coyoacán que toman café, usan boina… Con un Xoloescuincle [Risas]


Y hablar en francés para que la gente te diga “Madame”. [Risas]

Bueno no, pero sí una viejita chida, como esas que andan con el cabello morado. Go old.


Retomando “Ring”, ¿Es un single que estará en un álbum nuevo, o va a volar solo por las redes? ¿Qué plan hay para esta canción?

Ring es parte de un álbum que se llama “Visitor” sigo con este pedo de identidad. Aquí grabé un video con Las Fuerzas Básicas, quería hacer algo en México con una producción mexicana, y sacamos otra canción en octubre, a finales de octubre, y el álbum sale… No sé si pueda decir la fecha exacta porque supongo que se va a cambiar, pero en Diciembre.


Vamos a hablar de Midnight: eres co-fundadora de esta disquera. ¿Qué te motivó a crear algo en un país diferente, cuando ni siquiera hablabas francés? ¿Cómo dices “vamos a armar este pedo”? Cuando llegué a Francia, Midnight ya llevaba un año y medio. Ya habían sacado un demo con Cléa [Vincent] y con varios cuates: una compilación con La Femme y Kim. Los fundadores fueron Marius y Victor. Yo llegué y nos mudamos todos a una casa y ahí empezamos a grabar un poco más. Antes ellos no se iban de gira, pero yo les lleve esa cultura norteamericana. Y es algo que yo aprendí en los Estados Unidos: a irse de gira sin plata, sin plan, sin público. Entonces empezamos a armar videos, a grabar a más artistas y a ser más curiosos sobre la música. Pero la neta eso lo empezaron Victor y Marius, y cuando yo llegué fue cuando empezamos a hacer cosas juntos. Porque cuando yo me mudé a París tenía esa hambre de seguir esa cosa de DIY, que aprendí en los Estados Unidos: de no esperar a nadie que llegue y te diga “Oigan me late su música, yo tengo un poco de lana”. Es más de irse y ya, de echarle ganas y hacerlo tú, porque ahí tienes toda la creatividad, tienes la libertad de hacer lo que quieres. Y eso sí lo encontré en Midnight con esos chavos y así le seguimos echando ganas.



¿Qué te trajo a México?

La familia, la banda, la música, el amor.

Ya grabaste nuevo video (¿?). Sí, ya quedó.


¿Nos puedes contar un poquito?

Es de mi sencillo "Kiss Me On The Mouth". Lo hice con las Fuerzas Básicas. Ya lo están editando, y sí, es el que sale en Octubre. Fue un rodaje de 15 horas. Para mí fueron 15 horas, me imagino que para ellos fueron más. Llegaron más temprano. Y yo no estoy acostumbrada a que me filmen en video. Estoy acostumbrada a ayudar del otro lado y me dicen “No, tú vas a actuar”.


¿Cuáles son tus lugares favoritos en la ciudad? A mí me gusta “El Olvidado”. Me gusta desayunar huevos rancheros o divorciados, así que si sirven eso a las dos de la tarde, me gusta ese lugar.


¿A qué hora te levantas? A las dos [Risas].


45 visualizaciones
bottom of page